Retazos de temas que me han interesado alguna vez, experiencias vividas, recuerdos, libros leídos, textos perdidos y rescatados, films que han dejado una impronta en mi memoria, pero también proyectos no realizados o postergados...







miércoles, 11 de marzo de 2015

DOS CORTOS PROHIBIDOS DE ALFRED HITCHCOCK

Alfred Hitchcock había llegado a los Estados Unidos en 1939, poco antes de la invasión de Polonia y el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Una vez que el conflicto estalla e Inglaterra entra en él, el cineasta no es llamado a filas por su edad y su sobrepeso. Por otra parte, la guerra sólo involucraba a los países europeos. De modo que Hitchcock, con su contrato con el productor David O. Selznick va a tener la ocasión de filmar Rebeca antes de apostar por una película tachada de la serie B, como lo es Foreign Correspondent  (Enviado especial) donde pone su talento al servicio de la causa de la Europa invadida, con un final donde el protagonista hace un dramático llamado a los Estados Unidos para que despierte y se una a los Aliados.
Tendrá que ocurrir el bombardeo de  Pearl Harbour en 1941 para que Estados Unidos se convierta en aliado de Inglaterra y de la Unión Soviética. Como repetiré más adelante, Foreign Correspondent no puede ser evaluada correctamente si se omite esta intención política de un director que siempre afirmaba que no le interesaba la política en sus films. A partir de ese año, muchos actores como James Stewart, quien llegó a general de la aviación, son movilizados en el ejército estadounidense; músicos, como Glenn Miller, cuyo avión desapareció durante esa contienda, pasaron a formar parte de la lucha contra el nazismo. Incluso se dio el caso de voluntarios, como Carole Lombard, muerta en un accidente aéreo mientras participaba en un acto a favor de la venta de bonos de guerra. Desde 1940 se sabía que Hitchcock deseaba hacer un film de propaganda británico, pero a juzgar por unas declaraciones de Michael Balcon, productor de Los 39 escalones y la versión británica de El hombre que sabía demasiado, en los círculos cinematográficos de Inglaterra no se notaba mucha simpatía por ese "regordete técnico novel en mis estudios a quien promoví de departamento en departamento y hoy es uno de nuestros más famosos directores. Él está muy bien allá en Hollywood, mientras nosotros, que nos quedamos aquí en inferioridad numérica, estamos tratando de aparejar las películas para nuestro gran esfuerzo nacional".

En 1943, con Francia ocupada y el resto de las fuerzas aliadas dispersas, Hitchcock envía un mensaje muy claro en Lifeboat (Náufragos) no bien comprendido por la crítica. Pero todo esto lo realiza desde Hollywood, en medio de la comodidad de los estudios y con el jugoso contrato con Selznick. Hitchcok no se siente satisfecho. Quiere participar a su manera en la contienda. En la célebre entrevista ya comentada ampliamente en este blog, le va a confesar a François Truffaut:

- Sentía la necesidad de aportar una pequeña contribución al esfuerzo de guerra, porque yo era demasiado viejo y demasiado gordo para prestar servicio en el ejército. Si no hubiese hecho absolutamente nada me lo habría reprochado después. Sentía la necesidad de partir, era importante para mí, y quería penetrar también en la atmósfera de la guerra.

Desde 1940 lo hizo saber, pero el gobierno de Su Majestad no daba señales. “El gobierno británico sólo tiene que llamar por mis servicios”, le responde a Balcon.  

A fines de 1943, Inglaterra lo hizo. Mediante un acuerdo, Hitchcock logró que  Selznick le concediera a regañadientes el permiso para viajar a Inglaterra, con la condición de que allá trabajara en el guión de su próxima película, La casa del Dr. Edwardes,  posteriormente titulada Spellbound (Cuéntame tu vida). En enero de 1944  viaja  a Londres sentado en el suelo de un bombardero que se tiene que regresar en medio del Atlántico para volver a salir dos días después. Una vez en Londres se pone a las órdenes de la División Cinematográfica del Ministerio Británico de Información, dirigida por Sidney Bernstein, donde se le asigna un pago simbólico de £10 semanales y una habitación en el Claridge Hotel. Allí se dedica a trabajar en los guiones de sus futuras películas, teniendo como consejeros técnicos a hombres pertenecientes a las Fuerzas francesas libres como el actor Claude Dauphin, quien lo ayuda en los diálogos. Asimismo, Bernstein contrata al guionista escocés Angus McPhail, un colaborador de Hitchcock de la época del cine mudo. Entre el 20 de enero y el 25 de febrero de ese año rueda los dos cortos en rápida sucesión, uno detrás de otro.

A los presentes les llamaba la atención la manera de trabajar de Hitchcock, quien, como se sabe, utilizaba viñetas o “storyboards”, esto es, una secuencia de dibujos, a la manera de los cómics, donde se muestra visualmente la historia que se va a filmar, es decir, un guión gráfico. Hitchcock mismo dibujaba estas viñetas, ensayaba el ritmo de cada secuencia valiéndose de un cronómetro que ponía a funcionar mientras una joven actriz belga, Elma Soiron, miembro bilingüe de la compañía de actores, tomaba el papel de intérprete, traduciendo e interpretando diversos papeles en la historia, escena por escena. Muy pendiente del ritmo, Hitchcock hacía modificaciones o daba instrucciones hasta que se lograba que la escena tuviera la duración y el ritmo deseado, a la manera de un director de orquesta. Después de una excelente comida en el restaurante del Claridge (sabemos cuánto Hitchcock apreciaba la buena mesa), el trabajo se reanudaba hasta la noche, tiempo durante el cual Soiron, como la única mujer presente, servía el té. Finalmente logra rodar dos cortometrajes  en los Estudios de Welwyn, “con la colaboración de autores, artistas y técnicos de lengua francesa de servicio en la Gran Bretaña”, como reza en los créditos de ambos films. Estas dos “peliculitas”, como las llama Hitchcock, iban a ser exhibidas en toda Francia en cuanto los alemanes perdieran terreno, de modo que el público francés se enterara de los problemas de la Resistencia.
Bon voyage fue exhibida de forma limitada en Francia finalizando 1944. De hecho, Truffaut recordaba haberla visto en París en ese mismo año. Sin embargo, ya para la fecha en que se realizó la entrevista con Truffaut, Hitchcock estaba enterado de los problemas internos de la Resistencia:
“…había allí muchos oficiales franceses, entre ellos cierto comandante o coronel Forestier que nunca estaba de acuerdo con nada. Nos dimos cuenta de que los franceses libres estaban muy divididos entre sí y precisamente este tipo de conflictos fue el tema del segundo film, Aventure Malgache.”
Sin embargo la exhibición pública de estos cortos después de la Segunda Guerra Mundial no fue posible sino a mediados de 1993, cuando Aventure malgache fue registrada en la Oficina Estadounidense de Derecho de Autor  y el 2 de mayo de 1995 se presentó por primera vez a la Junta Británica de Censores Cinematográficos con el fin de exhibirla en VHS. Esto coincidió con el lanzamiento del otro corto de Hitchcock, Bon voyage,  el 5 de abril 1995.
Vamos a comentar la trama de estas dos desconocidas películas y luego volveremos a los entretelones de la filmación, secuestro y exhibición de estos dos cortometrajes, donde la realidad y la ficción se mezclan de manera tan enrevesada como las historias que cuentan.





Bon voyage  1944.



FICHA TÉCNICA
Producida por…………………………………………Ministerio Británico de Información
Director………………………………………………  Alfred Hitchcock
Fotografía............................................................... Günther Krampf
Dirección artística……………………………………Charles Gilbert
Guión………………………………………………… J.O.C. Orton y Angus McPhail
Basado en una idea original de…………………     Arthur Calder-Marshall
Intérpretes…………………………………………… John Blythe y la Compañía del TeatroMolière

Incluyendo a John Blythe, actor británico, recordado por el papel de Reg en This Happy Breed (La vida manda) de David Lean, los actores, mayoritariamente franceses residenciados en Londres, no quisieron acreditarse individualmente sino aparecer como la Compañía del Teatro Molière. 

Restaurada por el Instituto Cinematográfico Británico, el Archivo Nacional de Cine y Televisión del Reino Unido y la Colección de Cine Clásico PiperHeidsieck de Champagne (Francia).




Se trata de un hombre de la R.A.F.[Real Fuerza Aérea] a quien que un oficial polaco hace cruzar Francia a través de varias redes de Resistencia. Cuando llega a Londres, el hombre de la R.A.F. es interrogado por un oficial de las Fuerzas francesas libres que le dice que en realidad su compañero polaco era un tipo de la Gestapo. En este momento, vemos por segunda vez su recorrido por Francia, pero mostrando toda clase de detalles que el hombre de la R.A.F. no podía haber visto, por ejemplo, signos de complicidad del falso resistente con gente de la Gestapo. Al final de la historia había una escenita para mostrar que el falso oficial polaco sería desenmascarado y el joven de la R.A.F., se enteraba de que una chica francesa, a la que había conocido en la Resistencia, había sido muerta posteriormente por el traidor en cuestión. (Alfred Hitchcock).



El Sargento John Dougall (John Blythe), de la RAF, fugitivo de los alemanes, es interrogado por un oficial del  la “Segunda Oficina” (Deuxieme Bureau) de la Francia libre con sede en Londres  por ciertas particularidades  de su viaje que le resultan contradictorias al oficial después de haber hablado con gente de la Resistencia.  Este primer relato, que refleja el punto de vista de Dougall, destaca el papel del compañero polaco enrolado en la RAF  llamado Godowsky, quien le facilitó la evasión y el arribo a Londres pero le pidió que le entregara a una carta particular a una persona con la palabra de honor de no revelar el nombre del destinatario. Ante la negativa del sargento de decirle al oficial a quién va dirigida la carta, éste le revela al sargento que su amigo Godowski no era tal sino un agente de la Gestapo que se hacía pasar por aquél, quien realmente se encuentra prisionero en Alemania: de hecho la Gestapo escogió a su agente por el gran parecido con Godowski.
Viene ahora a continuación el segundo relato a cargo del oficial del Deuxieme Bureau de la Francia libre; vamos ahora a recorrer el mismo itinerario que nos mostró el sargento Dougall, pero desde el punto de vista del oficial francés, quien cuenta con información privilegiada gracias a su conversación previa con la Resistencia.





Utilizando, pues, el recurso ya muy conocido en la literatura y en el cine de ver la misma historia contada por otra persona, el espectador, al igual que Dougall, va a conocer una realidad totalmente diferente. Se da cuenta de que lo que él consideraba una fuga heroica no era más que una trampa de la Gestapo, quien facilitó su huída para que entregara esa carta. Especialmente triste será el recuerdo de la sonrisa de la chica de la Resistencia, así como  sus últimas palabras cuando se despedía de él, antes de ser asesinada por el falso Gotowski: ... Bon voyage! (¡Buen viaje!).








Aventure malgache 1944.



FICHA TÉCNICA
Producida por.......................................................El Ministerio Británico de Información Director.................................................................Alfred Hitchcock Fotografía.............................................................Günther Krampf
Dirección Artística……………………………….....Charles Gilbert
Intérpretes............................................................Los actores del Teatro Molière

Restaurada por el Instituto Cinematográfico Británico, el Archivo Nacional de Cine y Televisión del Reino Unido y la Colección de Cine Clásico PiperHeidsieck de Champagne (Francia).


Tres actores del Teatro Molière se maquillan en su camerino antes de entrar en escena. Uno de ellos, llamado Clarus, o Clarousse, quien se interpreta a sí mismo, es un veterano abogado y actor que llegó a ser un héroe de la Resistencia. Mientras tanto bromea con otro (a quien llamaremos actor 3) acerca de su parecido físico con un sujeto llamado Jean Michel, quien fuera Director General de la Seguridad de Madagascar, de quien se expresa muy mal. Intrigados por el asunto, sus colegas le preguntan acerca de este Michel. Por medio de una serie de  flashbacks con retornos periódicos al camerino para comentarios y aclaraciones, Hitchcock nos muestra el relato de Clarus donde cuenta lo que le pasó en la época en que ejercía el derecho en Madagascar en 1940. Allí se enfrentó al mencionado Director de Seguridad (el tal Jean Michel), a quien infructuosamente denunció como corrupto, y con quien se enemistó peligrosamente después de la caída de Francia.



El abogado crea una red clandestina en contra del régimen de Vichy, para ayudar a escapar de Madagascar a aquellos que desean seguir luchando y unirse a las fuerzas de De Gaulle. Un momento de debilidad, al permitir a regañadientes que uno de los miembros de la Resistencia se despida de su novia y ésta, desesperada denuncie a Clarus como jefe de la organización clandestina, origina que la red sea descubierta y Clarus sea apresado por el resentido Michel, quien lo lleva a la corte marcial, donde es sentenciado a la pena de muerte. Gracias a su intachable hoja de servicios durante la Primera Guerra Mundial, el mismo Mariscal Pétain le conmuta la pena por cadena perpetua. Desde la cárcel, Clarus sigue recibiendo información de los insurgentes en su aparatito de radio. Lleno de reconcomio, Michel amenaza a Clarus con el exilio a menos que le revele el lugar donde se encuentra el transmisor secreto, el nombre del operador y el código que usan, prometiéndole una pena mucho más llevadera, con permiso para ver a sus familiares. 
Al invitarlo a un brindis en su oficina, Clarus lo insulta. Michel le escupe el vino en la cara y, despechado, decide enviarlo a una colonia penal. 




Rescatado milagrosamente por la marina británica, Clarus  convence a los aliados a que lo ayuden a crear una emisora radial para exhortar a los habitantes de Madagascar a ponerse de su lado. Desde su posición clave en el Océano Índico, Madagascar recibiría a todos sus amigos. De modo que Clarus retoma su papel de agitador desde una emisora de radio en Madagascar llamada “Radio Libertad Madagascar” donde se dirige a los franceses, a malgaches, indios y chinos en su respectivo lenguaje. El mismo Clarus, quien domina todos esos idiomas, transmite las alocuciones animando a los oyentes a proclamar la autonomía política y económica de Madagascar y a apoyar a los aliados, aprovechando la ocasión para dirigirse al jefe de policía Michel, llamándolo “asqueroso hipócrita”, “maldito bastardo criminal” y “marioneta de Pétain” . Les dice que el régimen de Vichy piensa dejar que los japoneses tomen Madagascar, pero que ellos (la Resistencia) esperan que los aliados se les adelanten. Le pide a la población que no luche contra los ingleses, como desea Vichy, sino que los acojan como a aliados.
El Tribunal Especial del Imperio (gobierno de Vichy) condena a muerte a Clarus en ausencia “por hacer propaganda sediciosa y anti francesa”. Pero en 1942 los ingleses desembarcan en Diego Suárez (hoy Antsiranana, Madagascar); el gobierno de Vichy ordena combatirlos, pero al poco tiempo las tropas británicas, ya en posesión de la isla, izan en el Ayuntamiento, no la bandera británica sino la francesa, dando por sentada la soberanía de la Francia libre sobre Madagascar.
En la soledad de su oficina, el jefe de policía Michel descarta una botella de agua de Vichy (¿homenaje a Casablanca?) saca del armario una de whisky, esconde la foto del emperador Hirohito y coloca en su lugar un retrato de la reina Victoria.
De nuevo en el vestuario, uno de los actores que interpreta a un flic o policía francés, a quién llamaremos actor 2, le dice a Clarus:
-“¡Hombre, nos estás tomando el pelo! ¡No irás a decirme que los ingleses no lo procesaron!”
-“Por supuesto”, responde Clarus
-“¿Lo detuvieron?”
-“¡Pues claro! Y fue apresado. Se lo merecía”.
En ese momento, el actor 3, que estuvo de espaldas a Clarus todo el tiempo y a quien Clarus embromaba por su parecido con el antiguo jefe de policía Michel, se voltea, ya maquillado como oficial nazi para entrar en escena y le reclama airado:
-“¿Y dices, Clarus, que la naturaleza me ha dotado física e intelectualmente para hacer el papel del infame y execrable Michel?”
(Aquí nos damos cuenta de que se trata del mismo actor que representó a Michel durante toda la película).
-“Caramba, yo lo único que he hecho es intentar describirte al personaje que debes interpretar”, le responde Clarus
-“¡Pues yo digo que eso es un insulto y una ofensa por parte de una persona detestable! ¡Bastardo asqueroso!”, le responde el actor 3, y escupe en el suelo. Ya parece que se van a las manos y el actor 2 los detiene, abren la puerta del camerino y preguntan qué ocurre.
-“Sólo ensayábamos”, dice el actor 3
La cámara deja a Clarus con una expresión de perplejidad mezclada con ira, como si hubiera revivido una escena real con el otro actor. Se dan las manos, Clarus se coloca la gorra de maquis y entran en escena.




De las fuentes que he consultado, además del libro de Truffaut, la que más suministra información sobre Aventure Malgache es la de Alain Kerzoncuf, quien publicó en Senses of Cinema una acuciosa investigación sobre el destino de estas dos “peliculitas” de Hitchcock.
 En cuanto al elenco, nos hace una  detallada descripción de los actores que intervinieron en Aventure Malgache y que por razones de seguridad decidieron no aparecer con sus nombres sino acreditarse colectivamente como Los actores del Teatro Molière, cuyo fundador, Paul Bonifas,  fue justamente el actor que se  interpreta a la vez a sí mismo mientras se maquilla de espaldas a Clarus y al “infame y execrable Michel”, esto es, al jefe de policía Jean Michel, experto en cambios de casaca o “saltos de talanquera”, como decimos en Venezuela.





Bonifas con su uniforme del ejército de la Francia libre
Paul Bonifas (1902-1975), quien también era miembro de las Fuerzas Francesas libres, funda en Gran Bretaña el Théâtre Molière. Era bilingüe y trabajó en el cine norteamericano.  Guardaba un manuscrito con todos los papeles que había interpretado, incluyendo el de comerciante de sellos en Charada, de Stanley Donen.
En el afiche se lee: “Teatro Molière. French Theatre Society (Sociedad Francesa de Teatro)”.
Alrededor del logo con el rostro de Molière aparece la frase CASTIGAT RIDENDO MORES (enmendar las costumbres mediante la risa)
 Más debajo de dicho logo: “Fundado en 1943 por los comediantes franceses libres” —“Bajo la dirección del Sr.Paul Bonifas, de La Comedia Francesa.  Adjunto: Sr. George Rex, del Théâtre Royal du Parc”------------“REPRESENTACIONES PRIVADAS EN FRANCÉS (domingos y días de semana)”—“Bajo el ALTO PATROCINIO del COMITÉ NACIONAL FRANCÉS”­ — Repertorio Clásico y Moderno —
En cada representación se tendrá a la disposición de los militares de las Naciones Unidas un número importante de entradas".
La compañía de Teatro  Molière montó un repertorio con las principales obras de Molière en los teatros de Londres (véase abajo), así como en las ciudades de la región y en los cuarteles del ejército francés.

Se lee en el siguiente cartel: “TEATRO MOLIÈRE (Asociación Teatral Francesa). Bajo el alto patrocinio del COMITÉ FRANCÉS DE LIBERACIÓN NACIONAL, de la Alianza Francesa y de la Asociación de Francés de Gran Bretaña”. —“Tercer Espectáculo. SERIE BLANCA presenta el domingo 12 de diciembre de 1943 a las 14 h. al TEATRO DE LA COMEDIA. Con la benévola autorización de los Sres. Archibald Nettlefold y Charles Killick  “LOS ACTORES FRANCESES DE LONDRES” —
con…” y sigue con la enumeración del elenco, encabezado por Bonifas.




Más  abajo aparece otro cartel similar donde se anuncia a “Los actores belgas de Londres”, quienes presentaron en abril del mismo 1943 una obra de Chéjov, una de Sheridan y otra de Banville.   





Dice Kerzoncuf, a quien vengo siguiendo y traduciendo bastante libremente: “Uno podría imaginar que Alfred Hitchcock pudo haber asistido a una de estas presentaciones, tal vez familiarizándose con el talento de algunos actores que más tarde llamaría para trabajar en  Aventure Malgache.
Estos incluyen a:
Paul Bonifas....................................... Michel
Paul Clarus ........................................Él mismo
Paulette Preney ................................. Yvonne
André Frère ....................................... 
Pierre
Jean Dattas (también conocido como Jean Sylclair)...... El hombre detrás de Michel (lectura de telegramas)
Algunos de estos actores continuaron una carrera en el teatro, la radio y así sucesivamente…”

Para no fatigar al lector, dejo a su elección la lectura del trabajo completo de Kerzoncuf, quien hace una detallada mención del resto los actores de este histórico cortometraje. Pero sí lo vamos a seguir en su pesquisa de los vericuetos políticos, militares y diplomáticos que impidieron la exhibición pública de estos importantes cortos que permiten conocer otros aspectos de la personalidad de Alfred Hitchcock.
No puedo dejar de pensar en cómo la cuna de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad también prohibió otro film, esa vez relacionado con la Primera Guerra Mundial, como fue Senderos de gloria, de Stanley Kubrick. En todas partes se cuecen habas. Pero parece que la haute cuisine francesa es experta en estos menesteres.


Al reflexionar acerca de las innumerables cortapisas que se atravesaron y que impidieron la exhibición de Bon voyage y Aventure malgache, Kerzoncuf se pregunta:
“… ¿qué puede explicar tal campaña implacable contra un cortometraje, aun cuando Aventure Malgache obviamente tuviera el potencial para encender las tensiones entre los gaullistas y las autoridades británicas por su representación de combatientes de la resistencia francesa dirigida por un inglés [Hitchcock]? En cualquier caso, el Ministerio de Relaciones Exteriores estuvo claramente implicado en el asunto a lo largo de todo este período. Bon Voyage sufrió un destino similar, desterrado a un estado de purgatorio por casi más de cincuenta años, aunque al parecer no por las mismas razones...”

Aunque  Hitchcock despacha el asunto muy lacónicamente, estuvo al tanto de los problemas y nos da una pista al decirle a Truffaut:

 “…Había un personaje, un francés, actor y abogado al mismo tiempo, que se llamaba Clarousse [sic] y vivía en la clandestinidad; tenía unos sesenta años pero era muy riguroso y estaba siempre de pelea con las Fuerzas francesas libres, hasta el punto de que sus camaradas lo habían encerrado en Tananarive. Cuando acabamos esta historia, que era absolutamente verdadera y estaba contada por el propio Clarousse [sic] hubo un desacuerdo a propósito de la película y creo que decidieron no difundirla…”


(EL MISTERIO ACERCA DE  DZ 91)
¿Quién es este abogado y actor, llamado algunas veces Clarousse, otras Clarusse, o finalmente Clarus? Su historia merece reseñarse, ya que su propia aventura personal sirvió de base para el guión de Aventure Malgache. Paradójicamente, sus malas relaciones con la misma Resistencia francesa, se utilizaron como pretexto, por lo menos en parte, para prohibir su ulterior exhibición.


Paul Clarus (o Clarousse o Clarusse) se llamaba realmente Jules François Clermont. Nació en Argelia en 1895, y aparece en los archivos de los servicios secretos británicos en la Sección SO2 (SO de Operaciones Especiales) bajo el nombre código DZ 91. El origen de su nombre artístico Paul Clarus  puede ser una referencia a la ciudad francesa de Clermont-Ferrand, ya que "Clermont" se deriva del latín "mons Clarus". En castellano sería “Monte claro”.
Un fragmento de la Evening Standard, publicado por Alain Kerzoncuf en el mencionado artículo de Senses of Cinema,  lo llama “el hombre de la radio” y dice de él lo siguiente:
Maître Jules Clermand [sic], Paul Clarus, como se le conoce aquí en el Teatro Moliere, cuenta cómo una vez tuvo una "estación de radio" únicamente para sí. Iba a ser enviado de vuelta de Madagascar a la Francia de Vichy como prisionero gaullista cuando buques de guerra británicos atacaron el convoy.  Fue liberado, llevado a bordo de un destructor, y desde allí emitía la transmisión de radio en el Océano Índico como " Radio Libertad Madagascar”.
M. Clermand [sic] era un abogado que ejerció en Madagascar durante muchos años. Comenzó su vida  en las tablas, cuando un nombramiento legal lo llevó a Madagascar. Ahora, frisando sus cincuenta años, vuelve a su primer amor.

Un informe del Ministerio Británico de Información , también publicado por Kerzoncuf, reseña:
02 de febrero 1942 
La nueva estación de radio a cargo de un solo hombre (Madagascar Libre) transmite un promedio de  45 minutos cada noche.
 El Sr. Clermont es extremadamente versátil: habla  francés, malgache y patois criollo comercial usado ​​por los comerciantes indios y chinos en Madagascar. Su personalidad es poderosa y con algo de mala reputación. Nunca mide sus palabras y tanto sus idiomas como sus anécdotas son frecuentemente vulgares sin llegar a la obscenidad. Se exalta al relatar su  libertad para escuchar radios mundiales y al comentar libremente las noticias que éstas transmiten. Es un hombre fuerte de confianza para una victoria aliada.
Esta voz ha despertado gran interés y diversión entre los oyentes en Mauricio, quienes consideran su actuación ingeniosa y admirablemente adaptada a la mentalidad del Functionnaire  [sic]  francés promedio o el comerciante en Madagascar.
Justo antes de la segunda operación de Madagascar, la estación fue cerrada por razones de seguridad y por la misma razón nuestra misión nos presionó para que lo enviaran al Reino Unido, ya que no lo querían en Mauricio y Sudáfrica durante la operación. Estuvimos de acuerdo en que debía venir con la idea de que debe ser transferido al PWE [Ejecutivo de  Política de Guerra] para el trabajo con su nueva misión de la propaganda que se había organizado en el África occidental.
La llegada del Sr. Clermont coincidió con la operación del norte de África, y los planes de PWE para propaganda subversiva tuvieron que ser cambiados.
Desde finales de octubre, los servicios de Clermont se han ofrecido al PWE, OSS, OWI, J. y H.
Secciones y de AMV, pero ninguno de ellos ha sido capaz de ofrecerle empleo.
Mientras estuvo en Londres hizo un poco de trabajo para el Servicio de Transcripción de Londres y la BBC y también proporcionó un informe al general Legentilhomme (Gobernador francés de Madagascar nombrado por el general de Gaulle) y a varios otros funcionarios del Cuartel General de Lucha francesa sobre las condiciones en Madagascar.
Las relaciones de Clermont no eran en ese momento las mejores, como se puede evidenciar en este otro informe que publica el documentado artículo de Kerzoncuf, y que preferimos reproducir textualmente:
16 de marzo 1943
Clermont me dice que ha estado tratando de descubrir por qué las Fuerzas Francesas Libres se negaron a emplearlo, y gracias a un amigo que trabaja en las Fuerzas Francesas Libres, ha llegado a las siguientes conclusiones:
(A) A causa de sus emisiones de "Madagascar Libre", donde su línea era - "no unirse a los británicos, no unirse a los estadounidenses, no unirse a  de Gaulle - permaneciendo francés e independiente - denunciar a Vichy y al Eje y reunir las Naciones Unidas”, las Fuerzas Francesas Libres argumentaron que sus transmisiones eran anti-gaullistas.

(B) Algunos de los asesores influyentes de De Gaulle se oponen firmemente a la contratación de franceses que hayan trabajado previamente o tuvieran estrechas relaciones con los británicos.

(C) Hay una cierta sospecha de que las autoridades británicas pudieran tener interés en Clermont y usarlo como un agente dentro de la Lucha francesa.

(D) Aparentemente ha habido una indicación de Madagascar de que no sería prudente para Clermont volver allí. Sus emisiones han molestado a demasiadas personas que han “cambiado de casaca” y están trabajando con la Administración. Estas personas harían las cosas muy desagradables para él.

Clermont se reunió con Alfred Hitchcock en el Hotel Claridge poco después de su llegada desde los Estados Unidos. ¿Estaba consciente Hitchcock de toda esta información acerca las aventuras del abogado-actor? Puede ser que algunos amigos suyos vinculados al gobierno  lo tuvieran al tanto. Kerzoncuf escribe que Sidney Bernstein, quien ocupó un alto cargo en el Ministerio del Interior, podía estar informado acerca de los antecedentes de DZ 91. El párrafo “D” del informe citado anteriormente recuerda las escenas finales de la película con los comentarios sarcásticos de Clarus / Clermont a sus colegas del teatro Molière sobre los cambios de casaca del Director General de Seguridad Jean Michel, y la escena donde éste se ve cambiando el agua de Vichy por whisky escocés y colgando el cuadro de la Reina Victoria.

En todo caso, Hitchcock le hace un comentario a Truffaut que revela su conocimiento de la situación: 
Los films “…estaban destinados a exhibirse en toda Francia, en cuanto los alemanes perdieran terreno, para que el público francés comprendiera bien los problemas de la Resistencia”. Pero al referirse a la situación durante la filmación, agrega: 
“…Había allí muchos oficiales franceses, entre ellos cierto comandante o coronel Forestier que nunca estaba de acuerdo con nada. Nos dimos cuenta de que los franceses libres estaban muy divididos entre sí y precisamente este tipo de conflictos fue el tema del segundo film. Aventure Malgache".

¿Estaba este comandante o coronel Forestier en el encuentro de Hitchcock con el estigmatizado Clermont?  Hasta la fecha, no se ha podido demostrar, pero es muy probable que estos personajes, mezclados luego con la burocracia británica de la postguerra hubieran contribuido a mantener prisioneros estos dos magníficos films de Alfred Hitchcock que fueron su aporte a la causa aliada.






                                                         FUENTES CONSULTADAS


François Truffaut: El cine según Hitchcock. Alianza Editorial 2011.

Alain Kerzoncuf. Hitchcock’s Aventure Malgache (or the True Story of DZ 91). En Senses of Cinema noviembre de 2006. N° 41. En:


Tom Milne. Sinopsis de Aventure Malgache y Bon Voyage. En Milestone Film & Video Presents: Alfred Hitchcock’s Bon Voyage and Aventure Malgache. Press Kit © 1994, 2007 Milestone Film & Video, Inc. En:
https://cdn.shopify.com/s/files/1/0150/7896/files/BonVoy-AveMalpk.pdf




No hay comentarios:

Publicar un comentario